miércoles, 4 de mayo de 2011




.

Porque las segundas oportunidades nunca llegan, sales a buscarlas.


Una despedida podría ser el aleteo de una paloma, o adentrarse en la niebla.


Para descubrir un secreto que nunca lo fue.


Detenerse hasta rozar la mano del tiempo es insuficiente para poder escapar.


Y  escapar no es más que una excusa para  poder regresar.


.

6 comentarios:

  1. cuentan que las oportunidades son como ánimas que llegan sin avisar, veces hay que ni siquiera nos damos cuenta de ellas y se hacen palomas heridas de tormenta...pues jamás vemos más allá de su aletear.
    si salir de esta situación es un escape, cuando el secreto no es tal, sino un regreso nada más con la excusa más tribial que se nos ocurra.
    Sabes como martillar mi cerebro ¿eh? fuerte el abrazo mi buen amigo

    ResponderEliminar
  2. Tal como la misma vida pero mejor

    ResponderEliminar
  3. Grande Socio.
    escapar no es más que una excusa para poder regresar.
    Nunca lo habia visto así, pero tienes razón.
    Un abrazo tron!!

    ResponderEliminar
  4. Las segundas oportunidades quedan perdidas entre los hilos de telégrafos, son parcas, escasas y no tienen brillo y hay que buscarlas entre la niebla y las pesadillas.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  5. Gracias hermano por tu vuelta, mucho más psicopoética que tu marcha!
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  6. gracias por darte una vueltita,
    un amigo se extraña,
    ni que lo digas
    un fuerte abrazo y arriba vos

    ResponderEliminar