miércoles, 18 de agosto de 2010

Recorrerse





El secreto de la caricia que me quiebre,

La verticalidad de tu signo de agua,

Y en mi exilio.

Solo tu presencia, llegada de todas partes.

2 comentarios:

  1. Una buena reflexión, amigo.

    La verticalidad siempre es una huida.
    ¿es un camino hacia el exilio?


    Salut

    ResponderEliminar
  2. O una imposición religioso-vital (cielo-infierno)...jeje.

    En este caso efectivamente es un camino hacia el autoexilio.

    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar