domingo, 17 de octubre de 2010

.


El viento le grita a una bolsa de plástico, huye asustada.

 
Un semáforo se detiene en tu boca, alguien llega tarde para besarla.

 
Las aceras reconocen tus huellas, te guían hasta casa,

 
y las ventanas que guiñan un ojo, mañana madrugan.

 
Ya solo cae la luz, en este otoño de aluminio y acero, ya.

 
Las heridas se elevan sin dejar rastro.

2 comentarios:

  1. no son heridas, seguro.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Hola, bello blogg, preciosas entradas, te encontré en un blogg común,si te gusta lapoesía te invito al mo,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    muchas gracias, buen miércoles,besos.

    ResponderEliminar