domingo, 23 de enero de 2011




Acudo al funeral de mis pulmones en un cementerio de colillas.


Donde tu mirada de pintura perfila el circulo de humo que se expande y desaparece.


Voy a ahogar con los puños tu recuerdo, no es magía.


Me despojo de los días que ya no pertencen a este tiempo de madera.


Envuelto en llamas.

5 comentarios:

  1. La rueda del tiempo gira y sobre las estaciones se va sobreponiendo la historia, cambian los modos, las formas de urbanidad, pero el gesto de los brazos y las manos protegiéndose la cabeza de los golpes este ademán no cambia.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. hermano!!
    te echo de menos!! quiero apreciar a la mujer que ha entrado en tu vida...pero te está robando el tiempo!!
    jajaja
    hala, disfruta tío!!

    ResponderEliminar
  3. Nunca sé qué decirte de tus poemas, simplemente me "llegan" y ya está... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ya lo he dicho, cuando ella está envuelta en humo, se disipla por el aire...es etérea, casi nada...
    El desencanto del vacío que ha dejado...se erige paredes blancas y no queda más que ahogarse entre lágrimas de astillas para envolverse, solo y bonzo, en sus llamas.
    Eres genial, amigo...se te aprecia un montón.
    Van los abrazos sin pañuelos

    ResponderEliminar
  5. Salud Hombre de Madera:) Aqui Iñaki Dejame un mail o un telf y un dia parlamos.
    Abrazote.

    ResponderEliminar