sábado, 13 de noviembre de 2010





.
La flor de tu lengua se marchita con la rabia del beso seco de la tarde.


Esperas la llegada del camión de la basura, pasa a la misma hora todas las noches.


Y por la mañana, bostezarán en otra boca los desperdicios de tu jardín.


Pierdes la última palabra en un laberinto de excusas, si a la salida se encuentra ella.
 
 
 
 
.

2 comentarios:

  1. En los rincones más recónditos de los laberintos se encuentran cajitas de marfil que guardan secretos y deseos.

    Salud

    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Necesario perderse en ellos, entonces.

    Gracias amigo.

    ResponderEliminar