sábado, 4 de diciembre de 2010



.


Te pierdo con cada golpe del despertador.


Te vas con la mano que se agita y el sueño que lo envuelve.


En la distancia soy un niño al que se le escapó un globo,


y sólo, hundido en tu recuerdo reconozco el amanecer resplandeciente si se eleva.


Pero el desgarrador grito de las calles aleja el ángel que te sostiene,


y quiero apuñalar esta ciudad con palabras que la desangren.


Hasta aquí me llega el rumor de otro continente, procede de tu edificio, silba una canción de


amor.

2 comentarios:

  1. ¿Donde llegan los globos que se les escapan a los niños?
    ¿Qué se eleva con ellos?

    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. rumores de otro continente... otros horizontes... tambien otra canción...
    feliz día:)

    ResponderEliminar